HALF TRIATLON PAMPLONA-IRUÑA Half Triathlón Pamplona-Iruña 2019 soporte@rockthesport.com

Rincones del Half Triathlon Pamplona – Iruña (II)

  • Sin categoría
Santo Domingo 2

En la primera entrega de esta serie hablamos de las murallas, uno complejo bélico de gran vistosidad que brilla en el circuito de carrera a pie de la prueba. Y en esta segunda entrega os traemos una zona no menos conocida que va ligada a la propia cultura de la ciudad: los Sanfermin.

Calles de fama mundial

Seguramente, nos llevaríamos una sorpresa si intentaramos saber hasta qué punto es conocida la fiesta navarra por todo el mundo. Los nombres de las calles por donde pasan los encierros son de sobra conocidos: la Cuesta de Santo Domingo, Mercaderes, Estafeta…

Cada verano, en estas célebres calles de Pamplona son protagonistas los pesados y rápidos toros. Animales de 500 kilos o más, de ganaderías como Jandilla, Cebada Gago, Fuente Ymbro y Miura que recorren a toda velocidad el recorrido mientras les rodean centenares de personas.

Desde la Cuesta de Santo Domingo hasta la plaza de toros hay un total de 875 metros, que los animales suelen recorrer en 2 o 3 minutos. Eso es, correr mucho y rápido.

Y, precisamente, algunos de los aficionados que han corrido los encierros seguro que, un par de meses antes, lo han hecho por la misma zona durante el Half Triathlon Pamplona – Iruña.

Cultura y memoria impregnadas en el asfalto

Tras recorrer la zona de las murallas y del parque, los triatletas iniciarán su particular encierro también en la Cuesta de Santo Domingo, eso sí, sin peligro de cornadas. En ese tramo se puede observar la hornacina con la imagen de San Fermín, donde los los corredores piden protección antes de empezar el encierro, así como los corralillos por donde salen los toros.

Pero Santo Domingo también nos guarda otros pequeños rincones, como la casa donde vivió el compositor musical Manuel Turrillas, autor de las canciones sanfermineras más famosas, y el comvento de dominicos, en cuyo interior se conserva un bonito claustro.

Y de Santo Domingo a la Plaza del Ayuntamiento, otro punto emblemático de la ciudad. Desde ahí se lanza el chupinazo que da inicio a unos días de fiestas por todo lo alto. La Casa Consistorial presenta una fachada que combina los estilos neoclásico y barroco y en su interior realiza sus tareas el actual alcalde de Pamplona, Joseba Asiron (Euskal Herria Bildu).

Tras vislumbrar el Ayuntamiento y enfilar Mercaderes, otro nombre clásico que se oye cada verano, los triatletas toman la Calle Estafeta, todo un emblema de Pamplona. Su nombre se debe a que, en el siglo XIX, estuvo ahí la primera estafeta de correos de la ciudad. Y en ella también podemos encontrar algunos secretos de interés que muchas veces pasan desapercibidos.

Estafeta es una de las calles de la ciudad donde encontramos más escudos heráldicos de piedra colocados en las fachadas de las casas. Nada más y nada menos que 14 en concreto. En  esta calle también encontramos el Palacio de Goyeneche, un elegante palacio barroco del siglo XVIII. Un edificio que mandó construir el editor, periodista y político baztanés Juan de Goyeneche.

Una calle que los triatletas no completarán ya que, a medio camino, se desviarán por la Bajada de Javier hasta llegar a Plaza del Castillo, donde se encuentra la deseada meta.